abril 18, 2024

El Remate

Noticias Deportivas

Honran al Boxeo Olímpico Mexicano

(Foto: Cortesía)

Los púgiles medallistas olímpicos recibieron un cinturón de campeón mundial de parte del Consejo Mundial de Boxeo

Ciudad de México – Como un homenaje a su trayectoria arriba de los encordados, los medallistas olímpicos de boxeo recibieron un merecido reconocimiento del Consejo Mundial de Boxeo, en el ring de la Arena México, la catedral de la lucha libre y del boxeo en este país.

A iniciativa del siempre entusiasta Mauricio Sulaiman Saldívar, titular del CMB, en coordinación con el presidente de Medallistas Olímpicos de México, Daniel Aceves Villagrán, se entregó un bello cinturón de campeón mundial a los púgiles mexicanos que han ganado una medalla en Juegos Olímpicos, 13 en total, dos de oro, tres de plata y ocho de bronce, con su propia imagen.

El primer medallista olímpico mexicano, fue de boxeo, Francisco Cabañas Pardo, plata en Los Ángeles 1934 (QEPD); después siguieron Fidel Ortiz Tovar, bronce en Berlín 1936 (QEPD); Juan Fabila Mendoza, el decano de los medallistas, bronce en Tokio 1964; Ricardo Delgado Nogales, oro en México 1968 y Antonio Roldán Reyna, oro en México 1968.

Además, Agustín Zaragoza Reyna, bronce México 1968; Joaquín Rocha Herrera, bronce México 1968; Alfonso Zamora Quiroz, plata en Munich 1972; Juan Paredes Miranda, bronce en Montreal 1976, Héctor López Colín (QEPD), plata en Los Ángeles 1984; Mario González Lugo, bronce en Seúl 1988; Cristian Bejarano Benítez, bronce en Sidney 2000 y Misael Rodríguez, bronce en Río de Janeiro 2016.

Por asuntos particulares, no pudieron asistir Misael Rodríguez, Agustín Zaragoza y Ricardo Delgado. Por Francisco Cabañas lo recibió su nieto Erick Bosch Cabañas, y por Héctor López, su hermano Carlos López.

“Ellos y sus medallas, valen igual que un título mundial, valen para ellos, para sus familias ya para la sociedad”, destacó Aceves Villagrán, previo a la entrega de los cinturones, al tiempo de agradecer a Salvador Lutteroth para realizar la ceremonia en el recinto donde Rocha, Zaragoza, Roldán y Delgado ganaron sus preseas olímpicas.

Fue un encuentro de lágrimas, de emociones, pues el campeón olímpico Antonio Roldán, recordó que cuando ganó su medalla de oro sus padres estaban en las butacas de la arena y ahora “ya no los tengo conmigo”. Mario González Lugo resaltó que cuando regresó de Seúl, la gente le pedía el cinturón y pues no lo tenía, era una medalla, y ahora “ya lo tengo”.

Mauricio Sulaimán se dijo satisfecho por organizar y presenciar un evento familiar, ver a familias completas. “Es lo más bonito que existe en la vida”. Porque cuando se apagan las luces de un ring, de un gimnasio, de un estadio, el boxeador llega a casa, se queda sin los aplausos y solo su familia seguirá estando con él.