Connect with us

NBA

Brandon Ingram: Operación, balance, y lo que se viene

Foto: Ty Nowell/Lakers.com

Por: Rodrigo Azurmendi / Lakers

Para Brandon Ingram, lo peor ya pasó.

La incertidumbre y los pensamientos ‘extremos’. La cirugía en la que le removieron un pedacito de costilla en la axila derecha. El dolor al toser o estornudar. Y, sobre todo, el aburrimiento de estar lejos de su gran amor: el baloncesto.

El alero habló por primera vez desde que el 16 de marzo se operara en Ronald Reagan UCLA Medical Center, donde el procedimiento solucionó la causa de un coágulo sanguíneo que se le había descubierto unos días antes.

Vestido con un buzo colorido y mostrando la sonrisa cálida que lo caracteriza, Ingram se sinceró a la hora contar cómo fueron esos primeros días.

“Cuando lo escuché inicialmente estaba preocupado”, confesó. “Escuché a la gente hablar de lo que le pasó a Chris Bosh. La gente alrededor mío me mantuvo centrado, me mantuvo sonriendo, diciéndome que todo estaría bien. No tengo nada relacionado a lo de Chris Bosh, realmente, lo suyo fue peor. En mi situación, estoy feliz de que lo hayamos detectado temprano”.

El de Kinston (Carolina del Norte) inicialmente sintió una molestia en el hombro derecho, y cuando esta no desaparecía, el cuerpo médico le ordenó hacerse más análisis. Eso permitió que rápidamente se detectara el problema que a la postre lo dejaría fuera de la temporada tras apenas 52 partidos.

Lo que nunca estuvo en duda en su mente fue su futuro profesional.

“Creo que he pasado por muchas cosas en mi vida”, contó. “No sentí que era el final de todo el trabajo que he dedicado, de cada día que vine. No creí que era el final. Tenía que seguir luchando, y sentí que iba a tener buenos resultados”.

Algo que le ayudó a superar el mal trago fue el apoyo unánime dentro de la organización de los Lakers, y también de la afición lagunera.

“No estoy mucho en redes sociales, pero escuché a los fans, distinta gente diciéndome que rezaron por mí para que me mejore, deseando que vuelva más fuerte”, compartió. “Eso significa mucho, porque creo que a veces nos colgamos en tanta negatividad y no vemos lo positivo. Creo que eso fue bueno para mí”.

A Ingram, quien comenzó con terapia física hace dos semanas, se lo vio de muy buen humor. Incluso, en lugar de lamentarse por el momento en el que llegó este percance, él se mostró alegre por finalmente llegar al nivel buscado.

Y es que el ex Duke estaba promediando 27.8 puntos y 7.5 rebotes en seis partidos tras el Juego de las Estrellas.

“Es alentador, porque pensé que debería haber jugado así toda la temporada”, aseguró. “Me puse la vara (alta) sabiendo que no podía volver con lo mismo que tenía el año pasado. Tenía que estar preparado, estar listo, y liderar con el ejemplo”.

En ese pasaje, Ingram tiró 57% en tiros de cancha y 52.9% en triples y 75% en la línea, por lejos los mejores registros de su carrera. Para eso necesitó un periodo de adaptación, que incluyó el conocerse con LeBron James y compañía, desempeñar varios roles (con y sin pelota), y encontrar su zona de confort.

“Durante la temporada fueron cambios de mentalidad en cuanto a cómo ser efectivo en el equipo, cómo encajar, y luego solo traté de ir al partido y jugar al baloncesto y divertirme”, explicó. “Nada fue forzado de lo que estaba haciendo, ya sea yendo al aro o disparando. Solo fui yo jugando al baloncesto, usando mis habilidades, y teniendo memoria muscular de todo lo que disparé en el gimnasio, las noches y mañana que vine. Fui solo yo yendo a los juegos y haciéndolo a las 7:30 (p.m.) en lugar de a las 11 o a la hora que venía”.

A los 21 años, y todavía sin conocer la postemporada, Ingram sabe que en la campaña 2019-20 le espera un reto aún mayor. Para eso se preparará este verano, acelerando una vez que reciba el alta.

Y es que ese momento es su obsesión. El de reencontrarse con la naranja, porque nadie lo hace más feliz que ella. Esta ausencia prolongada se lo confirmó.

“Me dio una mejor perspectiva de vida, porque sin el baloncesto no tengo ni idea qué hacer”, reconoció. “Me trae un poco de motivación extra, de no dar las cosas por hechas. Cuando vuelva a este gimnasio va a ser emocionante para mí agarrar una pelota. No tocado una pelota en más de un mes”.

(Información: NBA / Lakers)

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicidad

Más Noticias

Más en NBA

http://www.thedreampainter.com hermes replica http://www.simondeli.com http://www.weeklyleak.com replica handbags hermes replica http://www.transglobalcm.com hermes replica https://www.9replicabag.com replica bags replica handbags http://www.fasc.net replica hermes hermes replica https://www.9replicabag.com replica bags replica handbags hermes replica replica hermes http://www.gretel-killeen.com yeti cups cheap yeti cups